• Km. 4.5 Vía a la Costa, Guayaquil-Ecuador
  • +593 200 36 99

Obra de Eduardo Solá Franco consta en nueva públicación

Una representación de todos los eventos significativos de la vida del artista guayaquileño Eduardo Solá Franco se hace en la reciente publicación del historiador y curador de arte Rodolfo Kronfle Chambers.

Una representación de todos los eventos significativos de la vida del artista guayaquileño Eduardo Solá Franco se hace en la reciente publicación del historiador y curador de arte Rodolfo Kronfle Chambers. Se trata de Los diarios ilustrados de Eduardo Solá Franco (1935-1988), que se presentarán mañana, a las 19:00, en la sala experimental del Teatro Centro de Arte.

Los diarios contienen un registro detallado de la esfera cultural en que vivió el pintor, durante el siglo XX, mostrando de manera creativa acontecimientos históricos y de actualidad que se iban intercalando con su propia cotidianidad.

En 14 volúmenes se recogen cerca de 3.300 imágenes, entre acuarelas y collages, manifiesta Kronfle, quien desde hace varios años se propuso desarrollar esta investigación.

“En el 2010 comisarié una muestra panorámica de su obra (la de Solá Franco). En la exposición, los diarios 
ilustrados se encontraban proyectados en una de las paredes, pero la riqueza de los mismos era inabarcable para los visitantes, principalmente porque verlos demandaba varias horas”, refiere el licenciado en Historia del Arte del Boston College (Massachusetts, EE.UU.).

Agrega que hace dos años, viendo que se aproximaba el centenario del nacimiento del artista (1915) decidió, junto con Eliana Hidalgo, de la naciente editorial Eacheve, trabajar en una publicación que contenga de manera íntegra la producción de Solá Franco.

Kronfle dice que desde su inicio el proyecto fue ambicioso, sobre todo por la relevancia del personaje. “Solá era un gran observador, además de haber sido la personalidad ecuatoriana más cosmopolita de ese periodo (siglo XX)”.

El historiador finaliza exponiendo que cada vez que vuelve a los archivos de Solá encuentra nuevas evidencias que le ayudan a la interpretación de su obra y amplían sus perspectivas para abordarlo. Dice que ahora más que nunca se da cuenta de la complejidad del trabajo del artista fallecido en 1996

Nuestros auspiciantes