• Km. 4.5 Vía a la Costa, Guayaquil-Ecuador
  • +593 200 36 99
  • +593986320442

El teatro de la ciudad vende sus obras para subsistir

El Centro de Arte se despoja de 150 pinturas y esculturas que han sido parte de su patrimonio. Hay de Tábara, Aráuz, Miranda, Cauja y más.

Las 150 obras que decoraban las paredes de los cinco pisos del Teatro Centro de Arte, en la avenida Carlos Julio Arosemena en Guayaquil, hoy están concentradas en un solo lugar: la pinacoteca. No fueron ubicadas allí para ser parte de una exhibición del patrimonio cultural de la institución, sino para ser vendidas.

Fue una decisión difícil, reconocen sus directivos, pero luego de analizar mecanismos para enfrentar la crisis causada por el COVID-19 y que ha golpeado a la cultura, no les quedó otra opción para obtener fondos que despojarse de las pinturas y esculturas que habían recibido desde hace 32 años.

Con tres meses de cierre y con gastos que aumentan por mantenimiento y costos de servicios básicos, los problemas para el reconocido ‘Teatro de la ciudad’ y el más antiguo, crecen y temen por el futuro, pues no saben cuánto tiempo más no podrán recibir público y, por lo tanto, obtener ingresos.

La venta de las obras va dando poco a poco sus frutos. Han vendido unas quince piezas hasta ahora, cuenta Silvia Rivadeneira Avellán, segunda vicepresidenta del directorio de la Fundación Sociedad Femenina de Cultura, que regenta al teatro. La más cara, que estaba valorada en 15.000 dólares, ya tiene dueño y fue un cuadro de Enrique Tábara, pintor guayaquileño nacido en 1930 y quien es considerado uno de los pintores más importantes del Ecuador y cuya influencia alcanza a varias generaciones.

El patrimonio de la institución lo constituyen pinturas en óleo, en acrílico, grabados, litografías y esculturas. Obras de Yela Loffredo de Klein, la escultura y gestora cultural que se convirtió en una de las voces más respetadas de Guayaquil y quien falleció en mayo pasado por causas naturales, están entre las ofertadas. Las hay también de Pepe Luque, el pintor y caricaturista boliviano que residió por casi 50 años en Ecuador y que murió a finales de marzo pasado por insuficiencia renal.

En la lista constan además trabajos del maestro Jaime Villa, uno de los más importantes exponentes de la plástica nacional, y cuadros del pintor guayaquileño Luis Miranda, fallecido en 2016, conocido por plasmar a los cangrejeros, a los pescadores y a los balseros.

En la pinacoteca pueden apreciarse las creaciones de Félix Aráuz y sus diversas formas de expresión; del escultor José Antonio Cauja, triunfador de salones nacionales e internacionales; y de Manuel Velasteguí, el artista del mármol y del reciclaje. Hay varios de las nuevas promesas. Son cuadros que sus artistas donaron luego de las exposiciones. Los precios varían y van desde los $ 100.

Los directivos manejan varias opciones para seguir con su labor y dicen que, pese a la crisis que están atravesando, el teatro se niega a bajar el telón y se reinventa con una programación digital.

el-teatro-ciudad-vende-sus-obras-subsistir