• Km. 4.5 Vía a la Costa, Guayaquil-Ecuador
  • +593 200 36 99

Una historia de amor se contará con ballet en el Teatro Centro de Arte

Los escenarios del Teatro Centro de Arte hoy se convertirán en testigos de la obra que abre su temporada de ballet 2019, La señorita y el vagabundo, un clásico de Rusia que llega bajo la dirección artística del maestro ucraniano Anatolii Ptushkin.

Los escenarios del Teatro Centro de Arte hoy se convertirán en testigos de la obra que abre su temporada de ballet 2019, La señorita y el vagabundo, un clásico de Rusia que llega bajo la dirección artística del maestro ucraniano Anatolii Ptushkin.

La puesta en escena cuenta con el trabajo protagónico de la bailarina María Clara Ambrosini en el papel de la Dama y Frederick Ayllón como el Vagabundo. En esta ocasión, la historia de amor entre una maestra y un estudiante será contada desde los delicados pero precisos movimientos del ballet. La obra presenta la aventura de una dama que llega a un pequeño poblado para enseñar a escribir y leer a los jóvenes. Uno de ellos se enamora a primera vista de ella, un sentimiento puro que lo llevará a defenderla, sin importar que su vida corra peligro.

“Mi personaje al inicio se encuentra aterrada al ver que un vagabundo está interesado en ella, pero en el camino se percata que es una buena persona y se termina enamorando de él”, expresa Ambrosini.

La danza llegó a su vida cuando apenas tenía 3 años de edad, desde entonces se ha convertido en el motor de sus días hasta ahora, cuando ya tiene 21. Confiesa sentirse emocionada por la puesta en escena, un montaje que lo vienen trabajando desde abril.

“Es un espectáculo innovador, un ballet clásico que está mezclado con lo moderno, algo que lo vuelve juvenil y fresco. Es una obra maravillosa”, acentúa minutos previos a uno de sus últimos ensayos generales.

Ambrosini revela que el personaje de la Dama tiene ciertas semejanzas con ella, en lo estricta, perfeccionista y exigente consigo misma.

En el 2016 dio vida a la romántica Julieta en la obra de teatro Romeo y Julieta, presentada en el Teatro Sánchez Aguilar. Experiencias que le han permitido perfeccionar su trabajo artístico. “Lo que siempre digo es que todos los bailarines son actores, porque es el mismo concepto, hay que contar una historia, hay que hacer que el público sienta las emociones de los personajes y que entiendan sus dolores, sus alegrías”, sostiene.

La joven guayaquileña manifiesta que el trabajo en equipo ha sido extraordinario, compartir escenarios con Frederick Ayllón es una fusión entre la amistad y el trabajo, pues cuenta que se conocen desde hace diez años.

En tanto que Ayllón indica que lo que más le gusta de su personaje es que “es todo vivaracho, pero también tiene su lado tierno”. El bailarín comenta que la obra que se presentará hoy, a las 20:00, le representa su regreso a tablas (de manera protagónica) luego de unos meses de estar lesionado.

El joven de 27 años cuenta que baila desde los 14, luego de que su padre lo ingresara a una academia de ballet “por molestar”. Una experiencia que, revela, dejó conocer su verdadera vocación. Hoy está muy contento de presentar esta pieza que la define como ballet narrativo.

Origen

Está basada en la película estrenada en 1918, titulada La dama y el vagabundo. En 1962 es adaptada al teatro en Leningrado, convirtiéndose en un clásico del ballet ruso. La obra cuenta con la musicalización de Dmitri Shostakovich.

Única función

Se tiene prevista su función hoy, a las 20:00. Costo de entradas Vip $ 25, platea baja $ 15 y platea alta $ 10.